Colonialismo en el S.XXI

A veces las casualidades se dan. Y en éstas andaba yo cuando se cruzaron en mi camino Lope de Aguirre, Iciar Bollaín y Bernardo Atxaga. O el colonialismo de quienes nos creemos –me incluyo- el centro del mundo –es que soy de Bilbao!-.

No estaba premeditado hacer coincidir en el tiempo mi lectura de La expedición de Ursúa y los crímenes de Aguirre, de Robert Southey e ir al cine a ver la película dirigida por Icíar Bollaín También la lluvia.

No buscaba la coincidencia, pero entre mis manos tengo una narración de 1821 en la que se describen las atrocidades que Lope de Aguirre cometió en tierras sudamericanas cuando desertó del mando del rey para buscar y quedarse oro y cuantas riquezas encontrase, y he podido ver, a la vez, cómo Icíar Bollaín junto a Karra Elejalde y a Luis Tosar, entre otros, -destaca Juan Carlos Aduviri, el indígena de la foto- reproducen en nuestro s.XXI la actual dominación –vergonzosa- sobre aquella misma gente.

Me ha gustado especialmente, en la película de Bollaín, cómo ha jugado con personajes históricos pasados –Colón, Fray Bartolomé de las Casas, Montesinos- con otros actuales –los actores que los iban a representar en una película que se rodaba allí, en escenarios reales-. Hilo sutil que permitía que el Colón representado por Karra Elejalde fuera despótico y frío mientras que el actor que representaba también Elejalde podía ser todo lo contrario. O que Bartolomé de las Casas tuviera un discurso humano y solidario mientras que el actor que lo representaba no era capaz de empatizar ni de lejos con ese pueblo boliviano que tenía ahora ante sus ojos. Y Luis Tosar, como ese conquistador actual que hoy repite aquellos patrones colonialistas y que acaba redimido al final de la peli.

Y, en estos días, me veo también regalando Siete casas en Francia de Bernardo Atxaga, edición en euskera, a un familiar que está estudiando euskera –yo lo leí en castellano recién publicado-. Otro ejemplo, literariamente bordado, en el que podemos ver la desesperante dominación de unos soldados belgas en la colonia del Congo.

Reconstruyendo: regalo a Atxaga, a los pocos días empiezo “La expedición de Ursúa y los crímenes de Aguirre” de Southey y cuando llevo 100 páginas voy a ver “También la lluvia” sin saber a priori de qué va la película.

Concluyendo: me avergüenzo, una vez más, de haber estudiado de niña “el descubrimiento” de América como si realmente nosotr=s l=s europe=s fuéramos el centro del mundo. Me da coraje no haberme encontrado a ningún docente que me mostrara también que se dieron atroces crímenes y atropellos de los más básicos derechos humanos; no me contaron la verdad, cuando mi cerebro era una esponja. Y me vuelvo a sentir hoy siendo espectadora indolente del re-desembarco de empresas españolas/vascas/de todas partes allende los mares –quien dice en Sudamérica, dice en países de Europa del Este o en zonas asiáticas-. Veo cómo empresas y empresariado se deslocalizan para tener carne fresca a la que poder tratar como mero recurso. Humano, sí, pero recurso. Y ya sabemos cómo tratamos a los recursos.

Y tampoco hace falta viajar; porque también aquí podemos ver entornos/contextos/empresas en los que se trata a las mujeres y a los hombres, de aquí o personas emigradas, como un ser sin sentimientos del que poder aprovecharse sin pudor. En empresas. Y hasta en el servicio doméstico.

Colonialismo del s.XV. Y colonialismo del s.XXI. Y no aprendemos nada, oiga.

  • Escenas y diálogos que sonrojan, en el film de Bollaín.
  • Crónicas y crímenes que avergüenzan, en la narración de Southey.
  • Desmanes que son siniestros y que sólo desde la ironía despertamos a ellos, en la novela de Atxaga.

Vaya, que parece que llevo una quincena temática. La quincena del horror o Colonizando sin pudor, que es gerundio.

(Foto de extracine.com)

2 comentarios
  1. ncuentra_silvia says:

    Cuando tuve noticia de la publicación de este libro de Southey se hacían muchas referencias a la peli de Herzog. Pero no he llegado a verla; para serte sincera, no he llegado a idear el plan que habría de seguir para localizarla… Pero me gustaría mucho verla. Si sabes dónde puedo encontrarla…
    Y gracias, como siempre, Alfonso, por pasarte por mi blog. Un placer!

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>