Constelaciones Organizacionales: ¿mande??

Fin de semana de excelente tiempo atmosférico, y mientras en la calle se elegía entre monte o playa, quince personas estuvimos recibiendo formación de la mano de la Fundación Ede. Introducción a las Constelaciones Organizacionales. Si tu respuesta a este título es preguntar”¿Ehh?, ¿Mande?” espero que en este post encuentres algunas de las claves de este concepto.

La constelación organizacional es una novedosa herramienta que permite acceder a las dinámicas sistémicas que están funcionando en una organización para tratar de comprenderlas, corregirlas y dar claves de solución, pudiendo extraer una gran cantidad de información sobre el sistema en un mínimo período de tiempo.

Constelar permite acceder al “conocimiento tácito” -aunque a veces no es ni tan siquiera tácito- de una organización, un tipo de conocimiento que no puede reflejarse en palabras, en cifras, pero que es vital para el éxito de cualquier organización. Porque las constelaciones organizacionales revelan dinámicas ocultas en las organizaciones, a la vez que crean un espacio para la reflexión y el cambio. Algo así como una herramienta más al servicio del “coaching sistémico”.

Haciendo historia, podría afirmarse que esta técnica tiene su origen en el trabajo sistémico con familias de Bert Hellinger que fue aplicada posteriormente al campo organizacional por Matthias Varga von Kibed.

Las constelaciones organizacionales, según pudimos ver, giran en torno a tres principios sistémicos con los que incluso nos relacionamos en la formación: (1) el principio de pertenencia -todo miembro de un sistema tiene derecho a pertenecer-, (2) el principio de orden -el orden de un sistema ha de ser respetado-, (3) el principio del equilibrio entre dar y recibir -regulación de las transacciones en las relaciones humanas-.

Se generó debate, sobre todo al final de la formación, sobre el peso de los roles de género en los sistemas familiares -un aspecto que en las constelaciones organizacionales no pareció tener ningún peso-, sobre el equilibrio de las relaciones atendiendo a un dar y un recibir armonioso y cómo decidir ceder o no ceder en ese dar o en ese recibir, etc.

Resultó una formación de lo más vivencial, con momentos realmente emotivos, y que permitió un acercamiento muy personal a las dinámicas que íbamos proponiendo para constelar.

El profesor fue Guillermo Echegaray, de Geiser Works. Es el autor de la única publicación que hay hasta el momento en castellano. Para comprender las constelaciones organizacionales, editorial Verbo Divino. -Doy fe en que no abordamos ningún tema espiritual!- En Bilbao comentó que sería más fácil encontrarlo en la Librería San Pablo.

Y me apetece saludar, desde aquí, a David y Aitor, socios de Manahmana y con quienes coincidí en la formación. Manahmana es una empresa de consultoría joven -como yo!-, dinámica -como yo! o eso quiero pensar de mí!-, con las personas en el centro de su trabajo -como yo!-, y con redes de personas alrededor con las que también coincido y me enredo. Seguro que seguimos ncontrándonos. Hasta con el principio de orden nos acabamos sentando cerca!
1 comentario
  1. aitormanah says:

    Hola Silvia! La verdad es que el curso introductorio de Constelaciones Organizacionales fue una experiencia de lo más curiosa. Reconozco que me acerqué al curso por puro cotilleo, y en cierta manera, creo que la curiosidad es lo que nos unía a todos los que asistimos. Pero creo que además, me sirvió para conocer una técnica nueva que te aporta diferentes puntos de vista (y de paso elimina las ideas preconcebidas que todos tenemos).
    Voy a seguir echándole un vistazo a tu blog. Agur!

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>