Consultoría, personas y redes

banner-sarelan

Así se tituló mi participación en el cierre del Programa Sarelan, de Inguralde, a través del cual se han formado casi 100 personas en diferentes especialidades. Mi tarea y la de Juanjo Brizuela -puedes leer aquí la crónica de Juanjo- era trasladar a este grupo nuestra experiencia como profesionales autónomos. Más que nada para que en sus perspectivas de futuro entre, como una opción más a valorar, el emprendizaje.

Empecé diciendo que no era mi intención, ni mucho menos, empujar al abismo del autoempleo a nadie. Es una opción, no sé si la mejor o la peor. Una entre todas las posibles, y en la que yo me encuentro muy a gusto.

Conté más cosas, pero mirando hoy mis notas, días despúes, dejo aquí esta síntesis:

  • CONSULTORÍA. Qué decir de un ámbito al que considero amigable para el trabajo autónomo. Ofrece posibilidades amplias de trabajo sin una inversión importante, y donde la persona consultora-facilitadora-acompañante tiene más peso en la mayoría de las ocasiones que la marca de una gran empresa consultoril.
  • CONSULTORÍA SÍ, PERO ARTESANA. No vale cualquier estilo. Lo personalizado, lo adaptado, lo hecho a medida cobra peso en la demanda. El presupuesto, tal vez, sea también más ajustado que el que presenta una empresa con importantes costes fijos mensuales. El modelo artesano, expresión mínima del decrecimiento, representa una modalidad de trabajo sostenible en el tiempo. Si se hace bien, claro.
  • LO HUMANO. Sea el sector que sea, el producto o servicio puede orientarse al valor de lo humano. De las personas. De lo verde, lo slow, lo sanitario, lo social, cuarto sector…. Que el trabajo que realizo esté al servicio de la sociedad debe ser algo a valorar también. Para sobresaliente.
  • CICLO DE VIDA LABORAL. Hay tiempo para todo, para probar distintos ámbitos y distintas formas de trabajo. Calculando que una persona pueda trabajar desde los 18 hasta los 67 años, tiene 49 de trabajo. ¡Una eternidad! Puede ser un ciclo largo, flexible, líquido… Y debería serlo. La apertura mental y la riqueza mental viene de probar distintas opciones.
  • IMPRESCINDIBLES PREVIOS. Tener un autoconcepto realista -y estimarlo- es un imprescindible irrenunciable. Y saber el perfil competencial-conocimientos necesario para empezar, y el aprendizaje continuo que tendré que abordar con el tiempo.
  • LA BALANZA DEL EMPRENDIZAJE. Hay premisas ficticias, como que es mejor trabajar por cuenta ajena para evitar la toma de decisiones, o para no tener preocupaciones. Mentira. Trabajar por cuenta ajena no te libra de nada de eso. Por el contrario, está la opción del trabajo por cuenta propia. Elijo mis valores, mi forma de trabajar, cómo hacerlo y con quién. Y para mí, esto, es calidad de vida.
  • MITOS ABSURDOS DEL EMPRENDIZAJE. Los estereotipos Happy de que la persona emprendedora trabaja en la playa y es feliz y salta por el campo mientras lleva un maletín en la mano no son reales. O por lo menos no siempre.  Pero el mito absurdo por excelencia hace referencia a las mujeres emprendedoras happy: se las pinta trabajando y con un bebé cerca, o se la dibuja tipo pulpo: con mil brazos y haciendo mil cosas. Ellos, los emprendedores happy, disfrutan del tiempo libre y del ocio. Estereotipos para tirar a la basura. Biodegradables.
  • ALIMENTARSE & NUTRIRSE. Hay proyectos que motivan y que estarías dispuesta incluso a perder dinero con ellos. Hay otros, por el contrario, que sirven principalmente para sobrevivir. Proyectos alimenticios, les llamo. La clave está en trabajar igual de bien en ambos tipos de proyecto, para que quien te contrata no sospeche que se encuentra entre los segundos. También es necesario distinguir el punto de partida -emprendizaje por necesidad o emprendizaje por motivación-. El primero no es el mejor inicio, es verdad. Pero está en tu mano pelear por inclinar la balanza.
  • REDES. Los superhéroes y las superheroínas no existen, no hay superpoderes. Como no sabemos de todo ni tenemos tiempo para todo, es imprescindible tener una red a nuestro alrededor que nos sustente y nos dé apoyo. Me gustó la diferencia que planteó Juanjo Brizuela entre tener contactos y tener relaciones -me lo apunto para mejorarme a mí misma en 2014-. Los equipos de trabajo pueden ser estables o dinámicos, en función de la necesidad y el momento. Pueden suponer una ventaja competitiva o la fidelización de un cliente, al ofrecerle un servicio mejorado.

Uf, muchas ideas! Y aquí muy esquemáticas. Espero que en vivo y directo fuera más ameno de seguir el hilo…. A continuación te dejo mi ppt.

http://

De la presentación de Juanjo, destaco varias comentarios que me dieron qué pensar y que prometo retomar -un placer conocernos, Juanjo-:

  • Preguntarse ¿qué vendes? en lugar de ¿qué haces?. ¿Por qué yo y no otra persona? ¿Cuál es mi valor añadido?
  • Identificar partners con los que te gustaría tener relación -no sólo contacto- y revisarlo cada 3 meses.
  • Tener contactos no es tener relaciones.
  • “Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas, se dicen solas”. Woody Allen.
  • Un proyecto tiene que ser EL proyecto

Y qué más decir… Me gustó escuchar los proyectos de emprendizaje que tenían algunas de las personas que participaron. Había motivación, ganas por trabajar, y ganas por hacerlo en común. Y te alegra ver que no todo es tan gris porque mientras hay objetivos, hay colores.

Intentamos, creo, Juanjo y yo, dar una imagen realista de nuestra experiencia. Ni demasiado cauta ni demasiado happy. No se trataba de crear falsas expectativas, y a eso ayudó el turno de preguntas. Todas muy prácticas, sobre cómo calcular un presupuesto, sobre el miedo a perder un cliente si trabajo en red y se lo queda mi partner, si te sientes sola trabajando sola, etc. Y las comprendes, porque sabes que el mensaje institucional está ahí cumpliendo su función, pero la gente que empieza a ver que o se mueve o nada, necesita personas-personitas-de-verdad a las que preguntarles sobre lo que les eriza el pelo: verse ahí, y poder dar la talla.

Porque hay mucho de autoestima en juego. En estos tiempos líquidos en los que el cortoplacismo nos supera y nos arrasa, las decisiones y sus consecuencias parecen de responsabilidad única de las personas. Fracasar en lo laboral es un lastre, y aunque no es consuelo, hay mucha gente igual. El problema es fracasar, de nuevo, en otra iniciativa laboral. O en otra, o en otra. El entorno valora a las personas valientes que intentan diferentes caminos, pero también el entorno puede ser muy cruel ante alguien que no acaba de arrancar despúes de varias intentonas.

Y creo que de ahí vienen los miedos. A pesar de que el emprendizaje empodera, te motiva, te autorrealiza, es un arma de doble filo aquí-y-ahora. Hay mucho en juego para las personas que lo prueban en estos momentos. Y a esos miedos no dan respuesta desde Europa, desde el ministerio de turno, desde la consejería de turno o desde la alcaldía de turno.

Ánimo, y suerte, si estás valorando el trabajo autónomo. Es una opción más. ¡Atrévete si te ves con ganas! Es el inicio…

Te dejo este vídeo de JAF Producciones para que te dé qué pensar.

http://
¿Bailamos? por dm_523e02e4c6a97

 

 

2 comentarios
  1. Juanjo Brizuela says:

    UN placer Silvia, la verdad. Tenía muchas ganas de verte, escucharte y pensar sobre tus reflexiones e ideas. Sugerentes y como bien dices, desde la experiencia de cada día, por aportar valor, por ayudar en definitiva en nuestros proyectos a nuestros clientes.
    Espero que sirvan de algo nuestras ideas. Espero que las mías te puedan ayudar. Te aseguro que me hiciste qué pensar. Y mucho. Así que gracias por todo ello.
    Muxus

    Responder
    • ncuentra says:

      Espero que nos encontremos en alguna otra actividad futura. Sentí que compartíamos muchas cosas. Incluido El último de la fila y Manolo García. ¡Solo quien ha visto un concierto suyo puede entender tu reflexión “un proyecto vs. EL proyecto”.
      Y si además pudimos aportarle algo a alguien, ¡qué más pedir!
      Un abrazo.
      Silvia

      Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>