Crónica de un Taller para Transformar (Cap.3/4)

Tercera sesión de cuatro posibles. Y da pena ir acabando. En mi caso, estos encuentros están resultando ser pequeños oasis en la agenda; caravasares que salpicaban la antigua Persia y que aún hoy esperan, algunos, a quienes viajan por territorios tan bellos y tan emotivos como el actual Iran. Siempre recomendable…

Decía que son oasis las sesiones del Taller, o también auténticos bazares cognitivos donde los gritos de la oferta se mezclan con las voces de la demanda. Un kaos, vamos, pero un caos buscado en mi caso; y encontrado.

Resulta que nos visita José Luis Jiménez Brea, de Innobasque, y nos cuenta la transformación experimentada por Arteche en los últimos tiempos. Se agradecen estos aterrizajes forzosos en el mundo de lo real porque es en él en el que habremos de vivir. Pero también me apetece alquilarme un pisito -con “derecho a ventana!- en el mundo de lo imaginado, de lo alcanzable y lo inalcanzable; en el mundo que me sirve de guía y al que pretendo llegar. Algún día, si se puede. Y por eso le saco “deberes pendientes”, también, a la transformación de Arteche.: zonas habitadas por personas donde poder seguir transformando.

Y en este camino a ninguna parte y hacia todas, en realidad, nos vuelve a acompañar la ya famosa aporía de si intervenir en la comunidad para impactar al individuo, o a la inversa. Pero el Taller va increscendo y lo que se propone esta vez es “¿Qué herramientas o metodologías pueden utilizarse para impactar en las estructuras?¿y cuáles para intervervenir sobre las personas? Y, en todo caso, ¿unas y otras están condenadas a entenderse?

Y aquí es cuando vi pasar a Freud entre las mesas y tomar apuntes. Traía un libro bajo el brazo, La interpretación de los sueños, y otro asomaba por su carpeta, Psicopatologías de la vida cotidiana. Quise verle algún otro que versara sobre mecanismos de defensa, para pedírselo prestado, porque el Taller está siendo un buen ecosistema para su reproducción; pero no. Nunca escribió uno específico sobre ello.

Me hubiera gustado hacerle consciente -a Freud, digo- al resto del grupo. Y preguntarle sobre la proyección, ese gran mecanismo de defensa, y sobre la sublimación. También de la regresión y hasta de la racionalización. ¡Todas estas herramientas rellenaron la inscripción para formar parte del Taller! Pero tenía prisa el habitante de la vienesa Berggasse 19 y se fue corriendo mascullando entre dientes “¡catarsis!, ¡catarsis!”

Y ya a la noche puede entender esa metáfora del muñeco consultor apaleado que alguien vio pulular también por el Taller. ¡Empiezo a pensar que habrá que buscar un aula más grande para dar cabida a tanta gente y espectros varios! El divertido “No son molinos, que son gigantes”, Ricardo dixit, evoluciona a “No es un muñeco consultor portador de metodolgoías y por ello malherido, que es un muñeco quitapenas. Lo vi claro, y eso que ya era de noche. En un afán de regresión volví a recurrir a los muñecos para acallar las voces internas de este Taller en el que me estoy cuestionando…

Los muñecos quitapenas provienen de allende los mares; son pequeños muñequitos totalmente utilitaristas, podría decirse que son en sí mismos una herramienta. Transcribo, para un mejor entendimiento del uso de estos muñecos, parte de la canción de Tontxu “Los muñecos quitapenas” -en este link dejo la canción completa-:

  • Los muñecos quita penas quitan las penas que tengo / se las cuento muy bajito y me las curan en silencio / y debajo de mi almohada duermen siempre mis muñecos / y si tengo alguna pena yo sin ella me despierto. Y yo que nunca creí en amuletos ni hechiceros / explícame qué hago yo contando penas a muñecos / será más bien que …. / creo en ti.

¿Tal vez fue un muñeco quitapenas el que asistió al Taller sin que much=s le viéramos? ¿Salió proyectado desde el proyector como una proyección? ¿Tendrá diploma de aprovechamiento también el muñeco?

Y como parece que tengo el día musical, recomiendo también la canción de El Canto del Loco a riesgo de parecer una adolescente hormonada -¿otra regresión?-. Transcribo parte de la letra de “Quiero aprender de ti”. Se inspira en las personas de Radio La Colifata, pero creo que también El Canto pudo estar escondido bajo las mesas de nuestro Taller -canción y vídeo aquí-…

  • Hoy quiero aprender a recorrer vuestra noción desnuda. / Hoy quiero aprender eso que nunca permito en la vida./ Y quiero aprender y liberar de dentro esa ternura. / No lo dejaré, hoy lo haré.
  • Hoy quiero aprender y escucharé todo lo que me digas. / Y deben saber que en vuestra voz existe la cordura. / Esa que hace ver que falta tanto en esta linda vida. / Y voy a aprender, hoy lo haré.
  • Y cuando nadie para un rato y mira a su alrededor, / no se deja afectar. / Y es que este mundo gira tan deprisa, / sólo se llega a pensar locura de los demás y nunca miro la mía.
  • Y hoy voy a entender y lo pequeño que soy en la vida. / Y hoy voy a entender que lo pequeño es grande día a día. / Y hoy voy a saber y recoger toda vuestra caricia, / que llega a la piel y hará bien.

Decimos “conceptos”. Decimos “herramientas”. Decimos “no herramientas”. Decimos “control”. Decimos “poder”. Decimos “emoción y deseo”. Decimos “empresa” y decimos “personas”. Pero pensamos “utopías”, “locuras”, “muñecos ajenos”, “muñecos propios”…

Tod=s tenemos una locura, o incluso varias. Auténticas pedradas. Tod=s tenemos muñecos quitapenas en la mesilla, esperando a ser utilizados. ¡Podríamos sustituir al quitapenas por uno de vudú, lleve cosido o o no un maletín de herramientas a una de sus manos! Pero los que propongo son menos inofensivos y más útiles.

Escojo, en cada sesión del Taller, intentar hacer consciente lo inconsciente. Lo inconsciente que me pertenece, porque forma parte de mis esquemas mentales que han ido creándose a través de mi historia vital. Durante el día me divierto, juego con mis almas -tantas, y tan diversas-; me dejo afectar. Y si lo que veo no me gusta, elijo cambiar… o se lo paso al quitapenas! ;)

Y hasta aquí la crónica 3/4…

(Ups!… Conozco el riesgo de citar a Freud delante de Alfonso…. ejem, ejem…. pero me gusta el riesgo! Y sobre todo espero expectante las lecturas que recomendará despúes de mi batiburrillo de hoy! ;P)

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>