Crónica de un Taller para Transformar (Cap.4/4)

Y llegamos a la ¿no-última? sesión del Taller. Esa en la que tocaba reflexionar sobre el papel que jugaremos a partir de ahora en nuestro quehacer diario de consultoría y sobre si tenemos algún tipo de futuro como ¿Grupo?.

Tal y como lo he vivido, el Taller podrá darse por bueno si cada cual hemos inclinado la balanza hacia el lado en el que estamos nosotr=s y nuestro potencial; si hoy, más que ayer, creemos que está en nuestras manos cambiar nuestros modos de hacer y, por ende, el impacto que producimos en estructuras y personas. Sobre todo, en personas.

Con corazoncito, además, las personas…

Y digo lo de inclinar la balanza, pero no he dicho de qué dos lados se compone. Así que me explico: podemos balancearnos hacia el estilo de atribuciones que surgen desde un locus de control externo -la responsabilidad no es mía, soy un simple objeto, no tengo capacidad de decidir, todo me viene dado, etc.- o hacia el lado formado por atribuciones marcadas por el locus de control interno -tengo capacidad de influir, yo decido, no soy una hoja al viento, etc.-. Porque, además, no lo he dicho, el locus de control lo ponemos habitualmente fuera de nosotr=s cuando nos posicionamos ante una situación, generalmente valorada como mala, y cuando nos resulta más cómodo creer que no podemos controlarla, en la esperanza de que ella sola cambie. O en que aparezca una varita mágica, que nunca aparece, por cierto.

Que sí, que ya lo dijo aquel. Que Podemos. Y que se lo digan, si no, al hermano pobre del perro de Paulov: otro perro al que le provocaron indefensión aprendida en un experimento -”aprendió a creer” que él no tenía capacidad de controlar las descargas eléctrica que sufría-. Y así vamos las personas también, dando por sentadas las descargas que nos da mucha veces la vida. La vida consultoril no se queda atrás, y también aquí tenemos un buen maletín de herramientas para convencernos y autocomplacernos cuando por las mañanas creemos que no estamos aquí para cambiar el mundo. El mundo no lo sé, pero a las 9h tienes una reunión en una empresa. ¿Y si empiezas por ahí?

En el Taller nos ha tocado trabajar las creencias -repito: creencias- que nos pueden posibilitar hacer un nuevo tipo de consultoría y aquellas otras que nos pueden estar limitando para lo mismo. Creencias sustentadas en un locus interno por doquier, y también alguna que otra creencia que, de tan externa y tan lejana, desmotiva…

Y sobre el miedo a equivocarse, sólo queda hacer un aprendizaje previo: “La garantía no existe“. Para nada en ningún sitio ni asunto nunca para nadie. Y este bálsamo liberador ha de ser nuestro último avituallamiento. Sentirse prisioner= del deseo de éxito, lastra. Y vaya si lo hace…

Así que sólo toca empezar a andar el camino, acompañado del perrillo del experimento -pero ya con la indefensión desaprendida!-, buscando otras almas que se hayan decidido a explorar el mismo territorio desde su papel de consultor=s. Y ahí esperamos coincidir ¿todas/muchas/algunas/pocas? de las personas que hemos tomado parte del Taller. Porque no se trata de crear un Grupo artificial; ha de ofrecer nuevos enfoques siempre, novedades, aprendizajes compartidos, para que este Grupo aún hoy no cohesionado empiece a tomar forma y comparta.

Y me quedo con dos aportaciones: la de Mikel -”basta ya de tanto buenismo, hay disenso pero sólo se ve consenso; sois diferentes, lo sabéis, pero no se nota; se oyen las mismas obviedades cuando seguro que el discurso por dentro es otro”- y la de Borja -”no se puede estar sin permiso para jugar, esperando que el permiso te lo den desde fuera“- Esto recuerda a eso del locus, ¿verdad? Y me quedo también con las voces que, también, resuenan animando a pasar a la acción despúes de un Taller en apariencia téorico -sólo en apariencia-.

No tod=s pasaremos/pasarán a la acción. Pero es cierto que también que esta consultoría sólo será válida para quienes aprendan a hacerse un cuerpo sin órganos. ;)

-¿A que sí, perrutxo?-, le pregunté.

-Guau-.

….. Y Guau significaba ““….

2 comentarios
  1. Txema says:

    Hola Silvia:

    Gracias por tu crónica. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Tenemos que cambiar, lo digo por mí, la idea de que las cosas nos van a venir hechas a la vez de creer más en nuestras capacidades y ser más conscientes de nuestras responsabilidades. Y, sobre todo, ser más conscientes de la libertad que tenemos como personas de jugar como nos de la gana y del desprecio hacia nosotros mismos que supone el no aprovecharla.

    Yo, sin embargo, espero que cada uno de nosotros sí pase a la acción. Cada uno desde sus capacidades, intereses y circunstancias pero con el objetivo de mejorar como persona y consultor/a en el contexto en el que estamos trabajando y aplicando la filosofía de algunos montañeros: “la lucha/logro no es con los otros sino conmigo mismo y la montaña ó mis retos/deseos.

    Un abrazo,

    Txema

    Responder
  2. Maite Darceles says:

    Muchas gracias, Silvia. Infundes energía y eso es muy valioso.
    Creo que uno de los retos que tenemos es seguir profundizando en la tan comentada aporía, para seguir trabajando (conceptualmente y en la práctica) sobre nuestras formas de intervención. Esta idea me ha sido sugerida por esta frase: “si hoy, más que ayer, creemos que está en nuestras manos cambiar nuestros modos de hacer y, por ende, el impacto que producimos en estructuras y personas. Sobre todo, en personas.”
    Un fuerte abrazo, seguimos…
    Maite

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>