Dos años: vivir para contarlo

Baby ShoesDos años pueden parecer mucho y pueden parecer, también, poco. Así que no me mojo en calificarlos. Son 24 meses, eso sí, y ya cada cual que los aborde como le parezca.
Los niños y las niñas de dos años ya son personitas con sus modos de ser, su personalidad en ciernes, sus costumbres y sus manías. 24 meses dan para mucho. Dice Google que dice alguien que las criaturas de dos años suben y bajan escaleras apoyándose en la barandilla o en la mano de una persona adulta; que abren puertas, que ya usan la cuchara y la taza, que pueden hacer torres de cinco, seis y hasta siete cubos, que chutan y lanzan al aire una pelota sin caerse… También responden a órdenes verbales, pueden imitar comportamientos y hasta pueden ponerse zapatos, calcetines y pantalones. El juego es importante en esta edad y se recomienda también contar cuentos y utilizar libros ilustrados para aumentar la expresión verbal y la capacidad de escuchar. Aún no comparten juguetes ni obedecen las reglas de los juegos.

Cuenta Google más cosas. Pero como no podía ser de otro modo mi psico-ramalazo me lleva a Piaget. Y según el maestro del desarrollo cognitivo es, en este período en el que se cumplen más o menos dos años, cuando parece ser que se descubren nuevos significados por experimentación activa: algo les resulta interesante e intentan jugar con ello. Con estas acciones satisfactorias aumentan su conocimiento acerca de los objetos y de las relaciones espacio-temporales y pueden inventar nuevas conductas a través de la experimentación.

Y, también según Piaget, inventan nuevos significados mediante combinaciones mentales: empiezan a representar objetos a través de imágenes propias siendo ya capaces de representarse cognitivamente objetos que no están presentes. La representación y la invención son los acontecimientos más importantes en la vida de una niña o de un niño de dos años.

Y hoy, dos años de vida son los que cumple esta Silvia profesional que se muestra en el blog. Dos años de ncuentra que por definición son dos años de independencia en lo profesional.

Y en este tiempo, mucho o poco pero sobre todo bonito, he cumplido con aquello que predice Piaget: he experimentado con cosas que me resultan interesantes, he descubierto -y creado – nuevos significados, nuevos objetos y relaciones. Mis imágenes mentales son más y mejor definidas, y también me gusta tener otras borrosas para ir trabajándolas con el zoom. Represento e invento, y acompaño en la representación y la invención ajenas. Leo y cuento cuentos. ¿Y qué más se puede pedir?

Mi desarrollo sigue, avanza tranquilo, y va a la conquista del tercero. ¿Qué pronosticará Piaget que me pasará en los siguientes 12 meses? No pienso investigarlo, dejaré que viva la intriga.

Pero sí tengo claro que nada de esto podría ser sin la relación con el otro. Queda ñoño dar las gracias a quienes han estado cerca de mí este tiempo, permitiéndome experimentar y crear en sus organizaciones o aportándome nuevos significados con los que jugar; y no lo iba a hacer de ñoño que me parece. ¡Pero qué narices! Con dos años se hacen cosas ñoñas, ¿o no? Así que gracias. E incluso muchas gracias, te debo una y grande.

Y voy corriendo a ponerme los zapatos yo solita. Voy a seguir abriendo puertas. Lo de subir escaleras también parece interesante… ¡Ya te contaré!

7 comentarios
  1. Gisela says:

    Zorionak con retraso….. tus dos años son los de un niño algo más listo que los demás…. te aseguro que con esa edad se pueden hacer muuuuchas más cosas y que tú las has llevado a cabo con muy buena nota!!!! Un beso!

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>