Mi aportación a la conceptualización de la transformación

Como autorespuesta a mi propio post anterior, aquel que hacía referencia a otro de Maite Darceles, y así en un bucle quasi infinito….

Le hinqué finalmente el diente al documento de trabajo que está sirviendo al i-talde1 de Innobasque para la conceptualización de modelos de gestión basados en personas. Y como otras lecturas que han salido de las mismas manos, me parece un acercamiento muy adecuado a la necesidad de que algo se mueva no sólo en nuestras empresas sino de un modo global en la sociedad. El punto de partida para abordar un enfoque transformacional es, para este modelo, el tránsito de una concepción puramente productiva, mecánica, de generación de valor monetario a otra en la que las personas y la puesta en valor de su conocimiento resultan ser el nuevo sistema métrico empresarial.

Por partes, comentar que la Introducción del documento de trabajo refleja bien los antecedentes del mismo, si bien pudiera resultar necesario hacer hincapié en su objetivo: conceptualizar, crear imágenes y conceptos, ideas fuerza, no modelos concretos estructurados o metodologías patentables de gestión empresarial. También, por sacarle algo de punta, se habla de siete conceptos guía que, si bien se abordan en capítulos posteriores de un modo agrupado, no aparecen citados, ni se especifica cuál es su aportación al concepto de transformación. Así, me atrevería a pedir una mayor concreción de estos conceptos, sin tener que extenderla tampoco demasiado, pero que aporte algo su mera referencia.

El Documento realiza una especie de diagnóstico que lleva a quien lo lee a determinar la necesidad de cambiar o de transitar a otros modos de hacer en los que el trabajo cognitivo, la puesta en escena del conocimiento, resultan ser la nueva meta.

Comparto el análisis hecho centrado en la esencia del trabajo: maquínico-abstracto-imperantevs. cognitivo-libre-dotado de significado. La verdad es que no se me ocurre otro enfoque, aunque sí un aspecto que tal vez lo complemente y al que llevo un tiempo dándole vueltas y sobre el que tengo intención de “teorizar” en un futuro: dando por buena y contrastada la necesidad de transitar de un modelo maquínico a uno cognitivo en cuanto a la esencia del trabajo, hace referencia ¿no sería más potente abordar los mecanismos por los que una persona adopta el compromiso, para consigo misma y su organización, de activar su conocimiento, comunicarlo, compartirlo, etc.?

Y digo “dando por buena y contrastada la necesidad de transitar” porque aunque sigamos comportándonos con ramalazos más o menos evidentes del modelo “viejo” -pero imperante-, será complicado encontrar a líderes empresariales que no hayan llegado ya a la conclusión de “necesito que las personas de mi organización hagan algo más que simples movimientos mecánicos, necesito que aporten, que se involucren, que….”. Por lo tanto, ¿sería posible que esté ya esperando, sentada en el rellano de nuestra escalera, la próxima reflexión sobre los mecanismos que animan al compromiso y por lo tanto al liderazgo?

Sí, se habla de crear contextos, de liberar espacios donde las personas se sientan libres y con poder para activar su conocimiento. Y valoro muy positivamente la página 29 en la que se citan algunos de los contextos que, en su combinación, facilitarán la transformación o el tránsito a un nuevo modelo de gestión. Sin embargo, ¿qué ha de pasar para que el deseo de las personas pase a la acción? No sé… Creo que hay un universo igual de grande que el que tenemos por encima de nuestras cabezas que regula los mecanismos por los que se genera y se destruye el compromiso de las personas para con un proyecto determinado. Y tal vez esos mecanismos sean los propios contextos creados por la organización y sus personas, no lo dudo … Pero creo que hay algo ahí fuera!….

Por avanzar con el análisis del documento: las definiciones que salpican el texto y que determinan qué es trabajo abstracto y qué es trabajo cognitivo parecen lo suficientemente claras. Sin embargo, me planteo una cuestión que no sé si es semántica o incluso simbólica: ¿el trabajo maquínico no es más concreto que abstracto? Una reflexión que lanzo al viento y para la que seguro que Maite y Alfonso Vázquez ya tienen una respuesta a la que yo aún no he llegado… Me quedo con maquínico, para mí es mucho más visual.

Tras el Diagnóstico -”Lo siento Sr.Paciente, pero para mejorar de su enfermedad ha Ud.d e transitar hacia estilos de vida más saludables y sostenibles”- se describen dos posibles planos de intervención: uno más directo en la propia realidad de cada empresa, para elaborar su propio itinerario y devenir, y otro más global y parece que, por ello, más indirecto, como lo es el incidir en la sensibilización, la re-educación, la difusión, etc. Es decir, crear el caldo de cultivo para que haya interés en la empresa por intentar hacer consciente su andar por estos caminos de la transformación.

Sería difícil acertar a engordar este capítulo en este documento de conceptualización; en “Guías para la Transformación” puede ncontrarse más material si interesa profundizar en ello. Sin embargo, parece conveniente incidir en la idea del tránsito, del continuum, no de las zonas “puras” donde se es maquínico o cognitivo. Conducta o cognición. ¡Quienes hemos estudiado Historia de la Psicología sabemos que es muy compleja su separación y que siempre surgen alternativas intermedias, centrifugadoras de ambos extremos! A el gran público esto le tiene que quedar también claro…

Y, por completar: en el diagrama de la página 16 en el que el trabajo abstracto parece llevar al valor monetario y el trabajo cognitivo a la riqueza, y por si a alguna persona le da por creer que la transformación estudiada se olvida del valor monetario -¡sería un suicidio en nuestro tiempo olvidarse del valor monetario de la producción!-, el diagrama tal vez podría incluir entre simples paréntesis “Riqueza (valor monetario+”elementos de vida y creación”)”, según expresión utilizada por la propia Maite Darceles en líneas posteriores al gráfico.

Sobre los “Conceptos Guía” para este tránsito -(1) Comunicación y cooperación: talento interdependiente e innovación, (2) Deseo, (3) Poder, (4) Liderazgo y (5) Propiedad- parecen lógicos y maravillosamente bien enfocados. Especialmente, destacaría el Deseo, el Poder Para y el Liderazgo. Y quiero agradecer que no se hayan rellenado páginas haciendo una “evaluación de la evolución” de los conceptos de Liderazgo, Motivación, Comunicación, etc. a lo largo de la historia. No creo que repetirlos hasta la saciedad aporten ya mucho, pero sigue siendo habitual encontrárselos en este tipo de foros en lo que, además, se supone que quienes participamos ya conocemos.

Y en cuanto a la Propiedad, qué decir del impacto que este concepto puede tener si realmente se alcanza un tránsito generalizado hacia modelos en los que se mueven libremente las personas y sus cabezas. Cito: “Pacto, alianza, entre la propiedad y el trabajo (…) distribución de la riqueza generada (…) reconociendo que el trabajo cognitivo no puede ser alquilado (…) retribución a la sociedad (…)” Perfect World… Why not?… Y la frase del año: Yes, We can!

Maite Darceles decía “¿Te animas a escribir algo en alguno de los apartados?”. Escribiría algo sobre el binomio Liderazgo-Compromiso, ya he esbozado antes mis dudas existenciales. Pero todavía tengo que seguir leyendo y aprendiendo de quienes elaboran materiales y documentos como éste que nos ocupa, o como otros a los que me voy acercando y que intento trasladar a este mi blog. Empezaré en formato chapucilla y cuando sea leíble por alguna persona humana -Jesulín dixit- no tendré inconveniente en que sea elogiado y vilipendiado a partes iguales.

Sigue visitando ncuentra y quién sabe… Igual un día te sorprendo!

(Foto: esta vez era fácil… Tiempos Modernos, de Chaplin. Lo difícil ha sido encontrar una imagen que conjugara trabajo maquínico y algo, sólo algo, de cognición…)

2 comentarios
  1. Maite Darceles says:

    Muchas gracias por tus elogiosas palabras, silvia. La verdad es que estos feedbacks ayudan a la construcción colectiva. Como decía ayer Daniel Innerarity en la presentación del libro “¿Cómo es una sociedad innovadora?” (primera publicación de Innobasque, resultado del trabajo del i-Talde de conceptualización del área de Innovación Social), así, “con la conversación y contra la conversación, en el debate”, se construyen las ideas que dan cuerpo a una elaboración conceptual. Toda elaboración conceptual, a pesar del trabajo individual que requiere, es sin duda una construcción colectiva. Muchas gracias.
    Respecto de las dudas sobre el concepto de “trabajo abstracto”, te invito a que leas unos apuntes de Alfonso al feedback de Elena Arce sobre este mismo tema que encontrarás aquí.
    Muchas gracias y un fuerte abrazo,
    Maite

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>