Otros mundos, por si se te acaba el tuyo

Imagen1Como cada año, le dedico un tiempito a elaborar mi propia ¿felicitación? ¿navideña?. La pienso, la diseño, la edito y la llevo a la fotocopistería más auténtica de Bilbao -disfruto cada año frente al mostrador de Bilbomon-.
Ensobro y acabo esta fase poniendo el sello y la dirección de cada persona a mano. Con remitente incluido, también a mano -a boli, quiero decir-. Vamos, como antaño se hacía.
Y termino todo el proceso colgando también aquí la no-felicitación no-navideña.
Este año ha habido una especial reacción en muchas de las personas a las que les ha llegado: me hablan varias específicamente de ternura. Y hasta de espíritu maternal, en algún caso. Y este año se me han agradecido más que ningún otro año que haya seguido con mi particular tradición.
Así que acabo este año con un buen sabor de boca. Humildemente y a pequeña escala, he generado una sonrisa -breve, puntual, sí, hasta dejar la tarjeta en un rincón, me imagino-. He conseguido, sin quererlo, que diferentes personas sin nexo de unión entre ellas hayan citado al unísono la palabra “ternura“.
Intenta hacer memoria: ¿cuántas veces, este año 2012, has pronunciado la palabra “ternura“?
….. es como para hacérnoslo mirar. ¿O no? Tarea para 2013.

[Gracias, Lokodatar, por perimitirme conocer esta foto.]

2 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>