Preguntas para el cambio: la experiencia de Alberdi Mekanizatuak

En el marco de Arbela, el jueves pasado pude volver ya sí, oficialmente sí, al curso académico. Encontrarme con colegas de profesión a los que hacía meses que no veía me hizo especial tilín en el estómago. Menos mal que para quienes trabajamos en soledad nos quedan estos reductos de colegueo para no perderle la temperatura al sector… 
Como decía, gracias al Servicio de Promoción Económica de la Diputación Foral de Bizkaia, pudimos conocer la experiencia de evolución de Alberdi Mekanizatuak para conseguir un modelo de empresa determinado con la participación de las personas. No voy a hacer una crónica de la experiencia de Mecanizados Alberdi porque ya la ha escrito Mikel y la ha dibujado Saioa (el graphic recording de la foto es suyo) y no estamos para ocuparle espacio a la nube. Te animo a leerla porque de verdad recoge las claves de la transformación que han iniciado. Yo, por mi parte, quiero destacar dos reflexiones. 
REFLEXIÓN 1: El elemento desencadenante que hizo a la Dirección de Mec.Alberdi plantearse la necesidad de hacer “algo” fue la parálisis que les provocó una pregunta a la que no supieron responder hace un tiempo. “¿Qué tal va la empresa” ¿A dónde va la empresa?“. No tenían respuesta, sólo eran capaces de responder en clave de dineros…. y esa no era el tipo de respuesta que una empresa debe tener a secas. No sabían a dónde se dirigían, no sabían qué tal iba la empresa porque no sabían a dónde iba la empresa. 
REFLEXIÓN 2: Encontrado un problema crítico, en su caso el tiempo de respuesta entre un pedido y la entrega, se dijeron: “no tendremos otros recursos, pero sí tenemos el recurso tiempo”. La empresa estaba muy malita, con poco trabajo, sufriendo eso que se viene llamando crisis. Y se pusieron a aprovechar el tiempo buscando el modo de mejorar ese proceso transversal. Con la participación de las 17 personas de la empresa. Porque llegaron a la conclusión que “hablar también es trabajar”.
Con estas dos reflexiones, me permito dejarte aquí  un par de pequeños peldaños que igual convendría subir si te animas a plantearte/plantearos, allá donde trabajes, qué modelo de organización vivís o sufrís ;) 
A.- ¿Tienes una respuesta fácil si te pregunto cuál es el destino que quieres para tu organización?
B.- ¿Tienes tiempo para pensar y hablar? ¿Tu gente tiene tiempo para pensar y hablar? ¿Lo hacéis?
La pregunta B es especialmente crítica si tu empresa o tu organización anda escasa de pedidos, o con bajos niveles de producción. Ahora que respiráis -porque no llegáis con la lengua fuera a todo, produciendo y produciendo-, ¿por qué no atreverse? Como decía Aitzol, de Alberdi Mekanizatuak, “hay que tirarse a la piscina“. Aprovecha, pues, una de las pocas cosas buenas que trae una crisis: el tiempo libre que deja y que aparentemente es tiempo muerto. Que no está muerto; que está muy vivo.
En el baloncesto, el tiempo muerto es aprovechado para reorganizar la estrategia… ¿Juegas?

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>