¿Quemarse o quemar?

Pues en un día de San Juan como el de hoy, mejor quemar, ¿no?, antes que ser o estar quemado…
Este post no sé si hubiera tenido más sentido ayer, horas antes de la noche de San Juan, pero nunca es tarde si de arreglar el futuro se trata. Akelarres, hogueras, la función purificadora del fuego, quemar/matar vs. permanecer…
¿Alguien quemó ideas, recuerdos, estilos, maneras, … relacionados con nuestro trabajo? Se trata, dicen, de borrar lo malo y de invocar a lo bueno. ¿Y bien? ¿Hicimos ayer nuestros deberes?…….
¿Alguien se acordó de tirar al fuego los estilos autoritarios, la producción por la producción, los corsés de las normas, el reloj de fichar al entrar y al salir, las malas contestaciones, el tratar como a números, las reuniones ineficaces, la incomprensión?
¿Se chamuscaron las evaluaciones negativas, las prisas que nos impiden sentirnos y sentirles al resto, las promociones a dedo, los salarios desiguales, la falta de creatividad, el compañerismo mal entendido, los equipos de trabajo que ni son equipos ni trabajan, el copia y pega, los domingos por la noche pensando lo horrorosos que son los lunes, los valores de la empresa en conflicto con los valores como persona?
Que levante la mano quien haya quemado las jerarquías jerarquizadas y jerarquizantes, la parálisis por análisis, la involución y la concepción de la crisis que hace involucionar, la monotonía, los despachos con las puertas cerradas, las conversaciones en el trabajo que sólo tratan de trabajo, el cliente que creo que tiene como objetivo vital fastidiarme, el querer participar y no encontrar vías permitidas para hacerlo…
¿Se quemó el acatar decisiones que han tomado personas que no se verán afectadas por esas decisiones, la endogamia departamental, la endogamia organizacional, el querer y no poder, y el poder y no querer, y el no querer y sobre todo el no poder, las comunicaciones agresivas y las pasivas?
¿Quién tiró hecho un arrebujo las malas sensaciones, el creer que el trabajo sólo tiene de bueno que nos pagan por él, la competitividad dañina dentro del propio “equipo”, el sálvese quien pueda, el hijo del jefe, la competencia agresiva que nos arrastra y tira los precios y es más innovadora, el sobrino del jefe, los clanes, el no recibir valoración, el no-reto laboral?
Quemar todo esto… ¿lo quemamos porque lo estamos sufriendo en carne propia? (carne a la brasa!) ¿O…. lo quemamos porque estamos girando y girando en un bucle infernal y nos comportamos tal y como NO nos gustaría hacerlo?
Si quieres quemar algo más de todo lo que te propongo, atrévete. La Noche de San Juan no es el único momento de año para alejar/nos los malos espíritus. Puedes elegir, porque está en tu mano, estar quemado o quemar.
Te acerco un mechero cuando quieras: en un bar los he visto esta mañana a 1 euro!
(foto cogida de la web Xatakafoto)
3 comentarios
  1. Iñaki Ortiz says:

    La verdad es que anoche no quemé nada de esto, aunque algunas cosas ya las quemé hace tiempo y otras ni siquiera he llegado a poseerlas.

    Con respecto al resto, me imprimo la lista para ir quemando poco a poco lo que me queda. Mil gracias por hacerme ver esta oportunidad.

    La lista no tiene desperdicio.

    Responder
  2. ncuentra_silvia says:

    @iñaki, cómo que la lista no tiene desperdicio! Son todo desperdicios que urgentemente hay que tirar….. o reciclar! @M@k. Desconozco el CO2 que suelta una hoguera!!
    Gracias a los dos por vuestros comentarios.

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>