Sácale partido al espacio físico de tu empresa

Nada sucede si no se dan las condiciones necesarias para que algo pase.
Y me doy cuenta cada vez que salgo a la caza y captura de boletus edulis. Voy animada, motivada, con la cesta grande por si acaso, hasta que noto que me empieza a estorbar en el antebrazo el asa de la cesta… vacía. Ahí empiezo a ser consciente de que no había llovido lo suficiente, de que el calor no fue tanto como yo creía, de que…. Hago mi checklist mental y veo que faltaban cosas y, entonces, recojo los bártulos y mi cesta y yo volvemos, de la mano, a casa. Sin hongos.

En las organizaciones, como en todos los ámbitos de la vida, hay que abonar el terreno para que las personas se sientan a gusto, en cierta manera libres, predispuestas a estar y ser -y no sólo predispuestas a estar-. En este sentido, cada vez son más los ejemplos de empresas que conciben el espacio físico como contexto que frena o empuja la participación, la comunicación, la sensación de ser la empresa.

Jugar con los espacios es tan posible como jugar con los horarios, con los reconocimientos, con las condiciones laborales (contrato, retribución, formación, promoción…). Google puso un columpio; sí, igual es algo muy grande como para ponerlo en tu empresa. Pero seguro que puedes poner paredes de cristal, salas de estar, cocina-office que anime a charlar frente a un café… Puedes prohibir trabajar en despachos cerrados, salvo que sea urgente un momento de concentración.

Incluso puedes dejar que las personas de tu empresa diseñen ellas mismas cómo podría ser su espacio de trabajo. O podrías, más ambicioso aún, flexibilizar el concepto “espacio de trabajo“: ¿sólo las instalaciones de la empresa son un lugar para trabajar? ¿o también un despacho en casa para momentos puntuales serviría? ¿la bici de Julen es un espacio de trabajo? También se pueden sacar actividades de la empresa a otros lugares o incluso abrir tu propia empresa para que trabajen en ella, a modo de coworking, colaborador=s, proveedor=s, client=s…

Y no te desanimes si alguien te critica porque crea que esas modificaciones del espacio son superfluas, meros maquillajes, operaciones caras de estética… Son la primera piedra, una condición más -necesaria- para generar un escenario donde las relaciones de trabajo sean las que la gente quiera tener. (Pero ¡Ojo! Sólo con un contexto físico agradable no serás mejor que tu competencia…)

Me acuerdo de mi amigo Pigmalión: dice que eres capaz de hacer que algo se cumpla. Yo también lo creo. ¿No te ves capaz de generar contextos físicos -hoy hablo sólo de contextos físicos- donde las personas puedan decidir estar y también ser? Estar en la empresa, ser la empresa, sentir la empresa…

En ambientes fríos, impersonales, artificiales, diseñados sólo para rendir produciendo, la magia no aparece. Se ha mudado a otra casa más bonita. Y con la magia se van las ganas de crear, de mejorar, de innovar, de aportar, de superar, de vibrar con lo que se hace.

Este año he conseguido algo impensable: coger boletus eudilis en agosto. Un ente superior creó las condiciones climáticas necesarias y, gracias a ellas y a que un hongo casi salío a buscarme al camino para llamar mi atención, pude conseguir algo hasta entonces inimaginable: la cesta se me quedó pequeña.

Sí, la cesta grande…

3 comentarios
  1. Julen says:

    Por alusiones… cierto es que montando en bici han entrado proyectos. No uno sino varios. Eso sí, la gran decisión es: ¿si suena el móvil cuándo vas en bici te paras y lo coges? No obstante, siempre queda la alternativa de responder más tarde y decir aquello de que “no he podido atenderte porque estaba reunido” (conmigo mismo, claro). :-) :-) :-)

    Responder
  2. gallas says:

    Si!! Me interesa este tema. Algo hemos experimentado. Con la gente de Virtualware rediseñamos el espacio en su ultima mudanza. Fue todo un aprendizaje y volvía a girar sobre la confianza en la delegación basicamente.
    El uso también modificando el espacio. Yo sigo dibujando en las parades como hacían en aquella visita que disfrutamos por Cornellá.
    tengo alguna cosa escrita por el blog sobre espacios para la creatividad. Quiero seguir explorando. Tu post me abre el apetito. Un abrazo!

    Responder
  3. gallas says:

    Por cierto. Vaya cesta de hongos lleno ayer mi hermano de paseo con las crias. Estoy despistado, pensaba que esto tocaba más lejos, habrá que quitarle polvo a las botas de monte ;D

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>