Las desigualdades por razón de género siguen estando presentes en todas las esferas de la vida de la sociedad. La empresa, con lógicas y dinámicas internas que no siempre han puesto en valor la aportación de las mujeres, sigue siendo un ámbito donde es imprescindible la incorporación de la perspectiva de género: el ámbito de lo económico sigue siendo central en la lucha contra las desigualdades.

Una necesidad idéntica a la experimentada por las personas con discapacidad o diversidad funcional o por aquellas otras que muestran rasgos de diversidad (edad, procedencia u origen, etc.) no incorporados en las estructuras empresariales en igualdad de condiciones.

Son numerosas las metodologías y las aplicaciones prácticas que se dan para la adopción de estos enfoques. El marco que ofrece la Responsabilidad Social Empresarial, también, abona el terreno para decidirse a hacer consciente la necesidad de incorporar estas perspectivas en la gestión de las organizaciones.


 Algunos proyectos

Homologaciones
Certificaciones:

emakunde foretica